Hacer la compra sin plásticos. ¿Te atreves?

En el artículo de hoy quiero proponerte un reto–> comprar sin plásticos. O al menos, evitarlos siempre que puedas. Es mucho más fácil de lo que pensamos, sólo hay que tomar decisiones conscientes antes de ir a hacer la compra, por eso hoy explico algunos consejos prácticos para conseguir este reto fácilmente, para que no tengáis tiempo de poner excusas… 😉

Bien, pues aquí van mis 5 consejos prácticos para hacer la compra sin plásticos o bien evitarlo todo lo que puedas:

    • Lleva siempre un par de bolsas reutilizables en el maletero del coche; No ocupan nada de nada si están bien dobladas y nos pueden ser súper útiles cuando vamos en coche y vamos a hacer la compra directos, sin pasar por casa, porque no tendremos que cometer el error de pedir al dependiente una media de 3 a 4 bolsas de plástico para insertar nuestra compra que, a su vez, ya va envasada en otros plásticos…
    • Organízate; Si te haces un planning antes de salir a comprar podrás elegir mejor qué es lo que necesitas, dónde ir a comprarlo y qué utensilios puedes utilizar para evitar plásticos
    • Evita el supermercado. Sí, a todos nos va muy bien encontrarlo todo en un mismo lugar y, de hecho, puedes optar por esta opción si eres muy consciente de lo que compras, pero sí que es más fácil generar plásticos si compras en un supermercado, que si decides repartir tus compras en el comercio local o en los mercados. Si no compras en el supermercado, además de apostar por un comercio de proximidad y fomentar la economía local, tienes más opciones de evitar los plásticos. Si hacen mercado semanal en tu pueblo o ciudad aprovecha para comprar fruta y verdura de calidad y de plena temporada y llevar tu compra en alguna cesta de mimbre, si tienes, un carro de la compra o una bolsa reutilizable. Si no es día de mercado, puedes ir a la frutería de tu barrio, la pescadería, la carnicería o el mercado municipal.
    • Utiliza bolsas orgánicas de algodón reutilizables y tuppers de cristal. Si decides comprar fuera del supermercado, además de comrprar productos de temporada tienes otra gran ventaja y es que puedes escoger la cantidad que quieres de cada producto, gracias a la compra a granel. Un modelo perfecto, que fomenta la economía circular y el consumo consciente, evitando paquetes industriales de pasta, arroz, cereales, galletas, sopas, etc. Con la compra a granel tú decides cuántos gramos, kilos y litros quieres y cómo llevártelos. Para el pescado y la carne puedes utilizar recipientes herméticos de cristal, si quieres evitar las bolsas de plástico y conservar el alimento en perfecto estado hasta que llegues a casa. Para los cereales y granos puedes optar por bolsas de algodón reutilizables, que encontrarás fácilmente en el mercado, para conservar este tipo de alimentos, que podrás guardar en casa en tarritos de cristal, para que te duren más tiempo.
    • Para compras fuera del sector de la alimentación, también podemos llevar siempre a mano una bolsa reutilizable y evitar todo aquello que vaya empaquetado o envuelto en plástico.

Yo utilizo bolsas reutilizables de la marca catalana El Flamenc, donde podrás encontrar bolsas de distintos formatos y tamaños preparadas para conservar los alimentos en tu compra a granel.

#Desnudalafruta

Aprovechando la temática de este artículo, os animo a participar en la iniciativa #Desnudalafruta, que se ha lanzado para acabar con los envases de plástico en la comida fresca y que invita a los ciudadanos a colgar en sus redes sociales fotos de los plásticos que cubren las verduras y frutas, para demostrarle al mundo que necesitamos tomar consciencia de forma inmediata. Con esta campaña se busca fomentar la venta a granel y una compra sostenible, como la que hoy os explico en el artículo.

 

Isabel Vicente, Ingeniera agrónoma de Salamanca, que tiene un blog que os recomiendo muchísimo, junto a un grupo de ciudadanos se ha ocupado de promover esta campaña, para que los consumidores conscientes se expresen y, entre todos, ayudemos a conscienciar a los demás y a ver que no tiene sentido que compremos una cebolla envasada individualmente, cuatro kiwis, una piña o hasta una mandarina pelada, sólo por nuestra comodidad, porque estamos dañando de una manera bestial el medio ambiente.

La campaña #Desnudalafruta está removiendo consciencias mediante fotodenuncias completamente alarmantes de supermercados de España y del resto de países del mundo, en los que se ha podido ver, incluso, una fresa individualmente empaquetada en plástico, el sumum de la contaminación plástica.

Lanzémonos a los mercados y a las fruterías y demos sentido y lógica al consumo. No podemos llegar al límite en el que ya no podemos pelar ni una triste mandarina. Lo queremos todo hecho y eso nos hace completamente egoístas.

Demostremos que la raza humana también sabe cuidar del planeta y devolver a la Tierra al menos una cuarta parte de lo que ella nos da.

Consumo consciente

El consumo consciente conlleva más tiempo que el consumo irracional, pero vale tanto la pena que os lo recomiendo absolutamente. El consumo consciente o más bien el consumidor consciente es aquel que se interesa por lo que compra, que quiere saber de dónde viene el producto, qué empresa lo lleva a cabo, qué valores le aporta ese producto, si sigue su filosofía de vida, si contamina, si es reutilizable, si ha sido testado en animales, si lleva tóxicos, si es respetuoso con el medio ambiente, si es ecológico u orgánico, etc. Un consumidor consciente sabe qué compra y por qué lo compra y sus prioridades no se basan en primer lugar en el precio del producto, si no más bien en la calidad del mismo.

Hace años que intento tener un comportamiento más consciente cuando voy a comprar un producto, porque me interesa cómo está hecho, qué lleva. Por eso, intento mirar siempre la etiqueta para que no me engañen con mensajes publicistas llenos de marketing visualmente engañoso. Después de trabajar y estudiar sobre cómo funciona el marketing, no digo que siempre deba ser engañoso, pero sí que debemos comprobar si el mensaje central del producto o servicio lleva a algún sitio y si está totalmente justificado.

Es verdad, que no es fácil ser consumidor consciente en todas nuestras compras ni en todas nuestras acciones. Este blog está hecho, precisamente, para hacer pequeños cambios en nuestro día a día, sin agobios. Hago estas publicaciones para que me acompañéis, al ritmo que queráis, a un estilo de vida más saludable y sostenible y conozcáis todas las posibilidades y alternativas que tenéis a vuestro alcance para lograrlo.

De esta forma, intento demostrar que sí se pueden hacer cosas, que sí se puede cambiar el mundo entre unos pocos, porque la economía circular y la sostenibilidad no está en las manos de los demás, de los políticos y del otro. Nos toca a nosotros mismos dar el paso, contagiar esta sensación, para que, entre todos, demostremos que es posible una nueva manera de consumir. Es la única forma de que las empresas escuchen al consumidor, cada vez más activo y responsable, y cambien el sistema y la forma de producir y diseñar sus productos o servicios.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close